20

Estados Unidos después de las elecciones

NEW YORK – La campaña presidencial en curso en Estados Unidos se destaca por su falta de civilidad y por las grandes diferencias entre los candidatos: el empresario anti-establishment Donald Trump del lado republicano y la política refinada Hillary Clinton en representación de los demócratas. La contienda ha expuesto las profundas grietas dentro de la sociedad estadounidense y ha afectado la reputación global del país. No sorprende, entonces, que una de las pocas cosas en las que los norteamericanos parecen coincidir es que la campaña se ha extendido demasiado tiempo. Pero pronto habrá terminado. La pregunta es: ¿qué viene después?

Las encuestas sugieren que Clinton, una ex senadora y secretaria de Estado, derrotará al polémico Trump. Pero no hay que confundir las encuestas con la realidad. Después de todo, de cara al referendo por el Brexit en el mes de junio, la mayoría de los observadores creían que una victoria de "Quedarse" era segura. Más recientemente, los votantes colombianos rechazaron un acuerdo de paz que, según se esperaba en general, iba a recibir la aprobación popular.

Todo esto para decir que, si bien una victoria de Clinton puede ser probable, no existe ninguna certeza. La única encuesta que cuenta es la del 8 de noviembre. Hasta entonces, todo lo que podemos hacer es especular.

Sin embargo, se pueden hacer algunas predicciones con mayor confianza. Existen pocas dudas de que Estados Unidos surgirá de esta elección como un país dividido con un gobierno dividido, no importa quién sea presidente o qué partido tenga una mayoría en cada cámara del Congreso. Ni los demócratas ni los republicanos podrán llevar a cabo sus objetivos sin al menos cierto apoyo del partido contrario.