People on bridge Long Wei/ Xinhua via ZUMA Wire

Altruismo extremo

PRINCETON – Hace más de 40 años, en un ensayo titulado «Hambre, opulencia y moralidad», invité a los lectores a imaginar que caminan junto a un estanque poco profundo cuando ven a un niño pequeño que ha caído en él y parece estar ahogándose. Podrían rescatarlo fácilmente, pero arruinarían sus nuevos y caros zapatos. ¿Estaría mal ignorar al niño y seguir caminando?

Cuando pido al público que responda esa pregunta levantando la mano, suele haber unanimidad en que estaría mal priorizar los zapatos. Luego les señalo que donando a una organización de beneficencia que protege a los niños de los países en desarrollo contra la malaria, la diarrea, el sarampión o la malnutrición, todos podemos salvar la vida de un niño.

Se trata de un argumento simple hasta que nos damos cuenta de que después de salvar a un niño donando a una organización de beneficencia eficaz, tenemos la oportunidad de salvar a otro, y a otro, y a otro. ¿Debemos dejar de gastar en lujos para salvar otra vida y dar hasta que si siguiéramos haciéndolo nos volveríamos tan pobres como aquellos a quienes ayudamos?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/adC0z4q/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.