0

Alternativas a la energía alternativa

VIRGINIA BEACH - El problema de las fuentes de energía de largo plazo ha ido a la deriva hacia una crisis desde hace décadas. De hecho, las catástrofes en Japón finalmente podrían lograr lo que no pudieron décadas de conflicto en Oriente Próximo: obligar a los gobiernos a invertir en la investigación necesaria para desarrollar alternativas energéticas viables.

La respuesta política inmediata al desastre japonés será realizar pequeños reajustes entre las fuentes de energía conocidas, incluidas la eólica y la solar. Sin embargo, las opciones actuales que muchos gobiernos desean abarcar no lograrán este cometido. Por ejemplo, la producción de los materiales utilizados para capturar y almacenar energía solar puede causar tantos daños al medio ambiente como los combustibles convencionales, y las tecnologías solar y eólica actuales no pueden satisfacer fácilmente las necesidades de grandes poblaciones.

Por supuesto, los combustibles fósiles, principalmente carbón y gas natural, siguen siendo importantes, pero su extracción y uso están vinculados a la contaminación de las aguas subterráneas y emisiones de dióxido de carbono, especialmente en América del Norte y China. La tragedia en Japón nos recuerda que, si bien la energía nuclear no emite CO2, es tóxica de otras maneras.

Si alguna vez hubo un momento para invertir de manera masiva en investigación de fuentes de energía de largo plazo, ese momento es hoy. Necesitamos algo a la escala del Proyecto Manhattan (que creó la bomba atómica) o el Programa Apolo (que puso al hombre en la luna).