tirole3_ Aytac UnalAnadolu AgencyGetty Images_siemens alstom merger Aytac Unal/Anadolu Agency/Getty Images

No politizar las decisiones de la UE en temas de competencia

TOULOUSE – La decisión de la Comisión Europea el mes pasado de impedir la propuesta de fusión ferroviaria de Alstom con Siemens fue un claro golpe para las dos empresas. También fue un importante revés para los gobiernos francés y alemán, que habían dado un fuerte respaldo al acuerdo.

Molestas por la decisión, ahora Francia y Alemania quieren cambiar las normas de fusión de empresas de la UE y dar a los estados miembros más peso en la evaluación de propuestas. Pero por tentador que parezca, es mejor que Europa no deje la ejecución de la política de defensa de la competencia en manos de sus políticos.

Los defensores de la fusión Alstom‑Siemens dijeron que crearía un “campeón europeo” en trenes de alta velocidad, capaz de rivalizar con la empresa china CRRC, que opera en un mercado interno grande y mayoritariamente cerrado y que –según aquellos– pronto podría aumentar su presencia en Europa. Pero no era evidente que esta fusión fuera necesariamente a mejorar la competitividad internacional de la industria ferroviaria de la UE. Al fin y al cabo, Alstom y Siemens ya tienen una posición dominante en sus respectivos mercados nacionales de sistemas de señalización ferroviaria y material rodante para alta velocidad.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/lQd93eB/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.