Jim Goodwin/Flickr

Un puente entre sunitas y chiitas está demasiado lejos

BAGDAD – La reciente elección parlamentaria de Irak, la primera desde que las tropas estadounidenses se retiraron del país en 2011, se llevó a cabo en medio de una creciente ola de violencia que rápidamente está alcanzando los niveles experimentados durante la insurgencia de 2005-2007. ¿El nuevo gobierno puede acaso restablecer el orden y abordar los muchos y enormes desafíos que enfrenta Irak?

Los desafíos son, por cierto, de proporciones gigantescas. Las autoridades deben resolver cuestiones constitucionales fundamentales (como si Irak debería ser un estado federal o una confederación), reconstruir la sociedad civil, reformar las instituciones del Estado, volver a poner la economía en forma y terminar con el derroche y la corrupción en el sector petrolero.

Sin embargo, quizás el desafío más difícil de resolver sea el de zanjar la brecha sectaria entre los ciudadanos chiitas y sunitas del país. Estas fisuras se reflejan en otros países árabes (como Siria, Líbano, los países del Golfo y Yemen) y, cada vez más, en el mundo musulmán más amplio (incluyendo Pakistán, Malasia e Indonesia). ¿Se trata de una aberración histórica o las dos sectas más grandes del Islam están condenadas a una hostilidad mutua perpetua?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/sH9MhzY/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.