1

Un mejor marco global para poner fin al SIDA

ESTOCOLMO, GINEBRA – Esta semana celebramos los enormes avances logrados en la lucha contra el VIH y el SIDA. En muchos países con sistemas de salud sólidos, el VIH ya no es una sentencia de muerte sino una condición crónica. Y en África se ha llegado a un hito crucial: cada año hay más africanos que inician el tratamiento para el VIH que los que se infectan.

Aun así, además y a pesar de celebrar, debemos lamentar las muertes del 1,1 millón de personas desaparecidas este año por la enfermedad. Todavía se infectan 6000 personas al día con VIH y el SIDA sigue siendo una causa importante de muerte entre niños, adolescentes y mujeres en África.

El movimiento contra el SIDA nos ha inspirado a todos s ayudar a la gente que sigue quedando al margen y a comprometernos a acabar con el SIDA de una vez por todas. Afortunadamente ya contamos con los conocimientos, los recursos y el crucial impulso político para hacerlo, y en la Reunión de Alto Nivel para poner fin al SIDA de este año, los estados miembro de las Naciones Unidas hicieron ambiciosos compromisos que nos pondrán en la vía rápida para el logro de este objetivo.

Más aún, en septiembre Canadá fue país anfitrión de una exitosa conferencia de financiación para el Fondo Global de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, que recaudó casi $13 mil millones con los que el Fondo se financiará en el bienio 2017-2019. Mientras tanto, los países individuales han aumentado sus inversiones a nivel interno y los socios internacionales (tanto pequeños como grandes) han mantenido su apoyo, que hoy sabemos llegará a los $26 mil millones necesarios para la respuesta global contra el SIDA en 2020.