Después del dios que fracasó

Se dice que discutir sobre moralidad y política es como hablar de alimentación vegetariana con caníbales. Parece que gran parte de la gente piensa eso, y con razón. Los principios y las obligaciones morales en el ámbito político-económico actual se han descarrilado y su lugar lo han ocupado sin ningún recato los intereses del poder y del lucro.

Las implicaciones son claras. En el mundo actual, el "orden" refleja un equilibrio de intereses que se mantiene principalmente por la fuerza, ya sea militar o financiera. Sin embargo, hay otras cosas que son posibles, además de este "orden del cuartel". Imaginemos, más bien, el orden del coro de iglesia, donde los individuos cooperan sobre la base de valores y una cultura compartida.

Una de las razones que explican la total ausencia de valores en la "política del poder" en nuestros días es que a los líderes se les permite hablar con palabras cuyo verdadero significado excluyen de sus políticas. Además, los líderes espirituales seculares como Gandhi, Schweitzer y King se han esfumado, aniquilados, por lo visto, por nuestros nuevos fetiches: el éxito, las utilidades, las ganacias y los intereses especiales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/9rpa96t/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.