Después de Kyoto

El tratado del Protocolo de Kyoto acaba de entrar en vigencia para las 126 naciones que lo han firmado hasta ahora. Este es el momento de comenzar a pensar en cómo involucrar a todos los países, incluidos los grandes emisores de gases, en las conversaciones sobre qué hacer después de la caducidad del tratado en 2012. Esto es exactamente lo que hizo hace poco la Comisión Europea al proponer su primera estrategia para la era post-Kyoto, que se debatirá en el Consejo Europeo en marzo próximo.

Si bien el Protocolo de Kyoto representa sólo una modesta reducción de las emisiones de gases de carbono en los países industrializados (5,2% entre 2008 y 2012 con respecto a los niveles de 1990, con objetivos variables según el país) es posible lograr avances reales en las iniciativas de desarrollo sostenible y conservación de nuestro planeta.

Sin embargo, primero todos los países deben integrar sus inquietudes medio ambientales al planeamiento de las políticas, y mejorar la calidad de sus gobiernos en áreas clave como son la energía, la infraestructura y el transporte. En otras palabras, debemos actuar de manera consecuente con la constatación de que el cambio climático y sus efectos en las personas, tanto en los países ricos como en los pobres, sigue siendo una amenaza a la seguridad global.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/xwfvAKK/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.