0

Después de Chernobyl

KIEV: Chernobyl, la planta nuclear más famosa del mundo, será cerrada el día de hoy, catorce años después de que lanzó nubes de polvo radiactivo a la atmósfera. En ese entonces, Ucrania se convirtió en el centro de la atención mundial, pero los ucranianos se enteraron del desastre mucho tiempo después que el resto del planeta. Recuerdo con perfecta claridad esa trágica tarde de sábado, caminando por las calles de Kiev con mi hija de seis años, ajenos al peligro.

Chernobyl cambió a Ucrania para siempre, y fue el catalizador para la caida de la Unión Soviética. En última instancia, Chernobyl cambió al mundo. Ahora que Chernobyl cerrará para siempre, la atención global regresa a Ucrania, pero esta vez con esperanza y no con temor.

No es fácil cerrar una fuente vital de energía eléctrica, que es lo que Chernobyl sigue siendo, sobre todo ahora que tenemos el invierno en puerta. La infraestructura de energía en Ucrania es débil y la pérdida del 8-10% de nuestra producción de energía eléctrica y de 100 millones de dólares en ingresos habrá de poner aún más presión sobre el sistema.

También debemos encarar la responsabilidad que implica dejar a los trabajadores de Chernobyl sin empleo y privar a la vecina ciudad de Slavutych (con una población de 28,000 habitantes) de su fuente principal de ingresos. Además, tenemos que seguir ocupándonos de los problemas técnicos y ecológicos que plantea el sarcófago de Chernobyl, y manteniendo la seguridad de las plantas nucleares que siguen operando en Ucrania, incluyendo lo que queda de Chernobyl.