El desgobierno africano en el banquillo

LA HAYA – Cuando el mundo centra la atención en la toma de posesión del primer presidente negro de los Estados Unidos y celebra un importante hito en la lucha permanente contra la igualdad racial, unos acontecimientos recientes al otro lado del Atlántico representan avances importantes en una campaña mundial conexa para acabar con la impunidad por los crímenes en masa.

En los próximos días, los jueces del Tribunal Penal Internacional de La Haya decidirán si remitir una orden de detención del Presidente del Sudán Omar al-Bashir por el crimen de genocidio y el 26 de enero el TPI iniciará su primer juicio: el de Thomas Lubanga Dyilo, antiguo señor de la guerra congoleño.

Ninguno de esos dos acontecimientos reviste una importancia transcendental, pero, juntos, esos dos pasos indican que un nuevo sistema de justicia internacional está funcionando. Los dirigentes gubernamentales y rebeldes de todo el mundo ya están avisados de que ya no se pasarán más conductas criminales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/MaLzQ3m/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.