ashong1_PortraGettyImages_emptybusinessmeetingchairs Portra/Getty Images

La necesidad de integrar a más mujeres a las juntas directivas africanas

EBENE, MAURICIO – Para 2050, un cuarto de la población mundial habitará en África, lo que significa que una en ocho personas será una mujer africana. Sin embargo, dentro del continente, por no hablar del ámbito internacional, las mujeres africanas carecen del reconocimiento económico que sus cifras podrían sugerir, en una disparidad con graves implicancias para las perspectivas del continente. De hecho, la única manera de aprovechar todo el potencial de África es mejorar radicalmente la representación de la mujer en los espacios laborales, lo que incluye las altas funciones ejecutivas.

Debería ser evidente la contribución que pueden hacer sus mujeres al futuro de África. En todo el mundo, las mujeres controlan en gran medida el gasto de consumo, que crece tres veces más rápido en los mercados emergentes que en las economías desarrolladas. Esto implica un potente incentivo para que las compañías integren más mujeres a sus procesos de toma de decisiones.

Sin embargo, aunque la cantidad de mujeres en los consejos directivos de las compañías globales ha aumentado con lentitud, las mujeres africanas han quedado marginadas en gran medida. Hay excepciones notables, como Ngozi Okonjo-Iweala, ex ministra de finanzas de Nigeria y directora gerente del Banco Mundial, nombrada para el consejo directivo de Twitter el año pasado, sin duda debido a la creciente popularidad de la plataforma en África. Pero Okonjo-Iweala es una excepción: pocas mujeres africanas tienen puestos de influencia semejantes en empresas trasnacionales.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/0YK6CKzes