0

África y la historia que le fue sustraída

NAIROBI – La noticia de que la Universidad de Yale se ha comprometido a devolver miles de artefactos que uno de sus investigadores llevó a esta universidad desde Perú el año 1911, hizo que recordara una fiesta a la que asistí hace poco – una fiesta de la que tuve que salir antes de tiempo.

Una persona de África, amiga mía, me había invitado a dicha fiesta, que se llevaba a cabo en la casa de una persona conocida suya. El anfitrión, un americano bien acomodado, nos mostró con orgullo su colección de pinturas y esculturas. Cuando mirábamos la colección, vi un objeto que parecía ser africano, pero no estaba muy segura. En algunas ocasiones, identifiqué erróneamente piezas de arte, catalogándolas como arte africano, mas posteriormente me enteré que en verdad eran piezas de arte nativo americano.

La pieza era un cuero estirado y decorado con cuentas de colores, y se encontraba enmarcada detrás de un vidrio. Las cuentas eran del mismo tipo que las que usan las personas de mi pueblo, los Masáis; pero el color predominante era el azul, no el rojo que es el favorito de nuestra gente.

“¿De dónde es esto?”, pregunté, apuntando a la pieza en la pared.