Paul Lachine

La democracia en peligro de África

NUEVA YORK – En las elecciones presidenciales del Senegal, que se celebrarán el 26 de febrero, está en juego el futuro de una de las democracias más antiguas de África. El Presidente saliente, Abdoulaye Wade, antes destacado defensor de la democracia, ha pasado a ser, cuando cuenta casi noventa años de edad, su sepulturero.

Desde que tomó posesión de su cargo en 2000, Wade ha estado trasteando peligrosamente con la Constitución del Senegal. De los quince cambios que Wade hizo en la Constitución, diez de ellos debilitaron la democracia; los otros fueron erráticos, si no estrambóticos. Por ejemplo, en determinado momento Wade abolió el Senado, pero lo reinstauró después de comprender que se podía utilizar para recompensar a aliados políticos. Asimismo, redujo la duración del mandato presidencia de siete años a cinco, pero después restableció los siete años.

En febrero de 2007, Wade fue reelegido Presidente del Senegal entre acusaciones de la oposición de que la elección no había sido libre y justa. A consecuencia de ello, la oposición boicoteó las elecciones parlamentarias de junio de 2007. Fue un error, porque el boicot brindó a Wade el control absoluto de la legislatura, además de la capacidad para nombrar sin trabas a los jueces del Tribunal Constitucional.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/nUggUyD/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.