0

La inmunidad de África

ACCRA – Estados Unidos sufre una creciente pérdida de empleos. Gran Bretaña nacionaliza sus bancos. Las pequeñas economías alguna vez de alto vuelo como Irlanda, Hungría e Islandia se desmoronan. Incluso las robustas China e India están experimentando un crecimiento más lento, un recorte de sus ambiciones y sueños rotos.

Sin embargo, en el África subsahariana, existen pocos indicios de la crisis financiera global que está consumiendo al mundo capitalista.

En las ciudades africanas en boga, los precios de las viviendas residenciales se mantienen estratosféricos. Una típica casa de estilo occidental en Kampala o Accra, por ejemplo, hoy sorprendentemente cuesta entre dos y tres veces más de lo que cuesta una casa semejante, digamos, en Cleveland u otras ciudades de la zona central de Estados Unidos. Mientras que los precios inmobiliarios se derrumban desde Madrid hasta Dublin y desde Miami hasta Los Angeles, los precios africanos se mantienen en niveles récord, o cerca.

Los bancos africanos, mientras tanto, son sólidos como rocas si se los compara con sus pares altamente endeudados de Estados Unidos y Europa. Mientras los banqueros internacionales se dedicaron a otorgar legiones de créditos incobrables, los banqueros africanos se atuvieron a obtener ganancias a la antigua: pagándoles muy poco a los depositantes y ganando un "diferencial" importante mediante la compra de deuda gubernamental garantizada, que ofrecía retornos saludables.