African economic growth Steve Jordan/Stringer

¿Sigue en ascenso África?

WASHINGTON, DC – África creció con fuerza entre los años 2000 y 2014, alimentando la creencia en el relato de un “ascenso de África”. Pero desde 2015 el crecimiento en África subsahariana se ha debilitado y las malas perspectivas para los precios de las materias primas hacen dudar de la promesa económica del continente y lleva a muchos a cuestionar dicha narrativa, y a algunos a declararla difunta.

Este escepticismo resulta hasta cierto punto comprensible. La sacudida del precio del petróleo de 2014 afectó con especial dureza a varias economías africanas y contribuyó a que el crecimiento agregado cayera del 5-6% en 2004-2014 a apenas un 2,5% en 2015-2017, una tasa que apenas sigue al crecimiento de la población.

Asimismo, los desempeños de las tres mayores economías del continente (Angola, Nigeria y Sudáfrica) han experimentado importantes descensos. El año pasado, las economías de Angola y Sudáfrica se estancaron, en tanto que la nigeriana se contrajo por primera vez desde 1991. Las últimas previsiones sugieren que estas economías experimentarán tímidas recuperaciones en los próximos años.

Pero los escépticos sobre África han pasado por alto una serie de factores importantes. En primer lugar, dejando fuera las tres mayores economías la tasa de crecimiento agregado de África subsahariana para este año sube del 2,5% a casi el 4%. Este es un crecimiento mayor que el actual 3,5% de la economía global. De hecho, cinco de las diez economías de más rápido crecimiento del mundo se encuentran en África. Y durante los próximos cinco años, alrededor de la mitad de las economías subsaharianas se expandirán a una tasa promedio similar o superior a la que prevaleció durante el auge del “ascenso de África”.

Por otra parte, los altos precios de las materias primas fueron solo uno de los factores del sólido desempeño económico de la región entre los años 2000 y 2014. Muchos países africanos han logrado grandes mejoras en la gestión macroeconómica, la gobernanza y el entorno empresarial. Además, aumenta el emprendimiento. Incluso con menores precios de las materias primas, estos avances seguirán impulsando a muchas economías del continente.

El actual escepticismo puede ser el reflejo de recuerdos difíciles de olvidar de un período más oscuro, y teme que el progreso de África no se encuentre lo suficientemente consolidado. Muchos de sus países fueron gobernados por dictadores desde la década de 1970 hasta mediados de los noventa, y las instituciones necesarias para mantener un fuerte crecimiento económico eran frágiles, en el mejor de los casos. Sufriendo guerras civiles que destruían constantemente el tejido social en muchos países, el continente experimentó décadas de tímido crecimiento económico. Para el año 2000, se había reducido a lo que The Economist llamó “África, un caso desesperado”.

The World’s Opinion Page

Help support Project Syndicate’s mission

subscribe now

Pero esos días ya pasaron. Los responsables de formular políticas en todo el continente han mantenido las reformas de la etapa de los noventa, que sentaron las bases para el siguiente período de alto crecimiento. Aunque todavía queda mucho trabajo por hacer, el entorno económico y empresarial en muchos países africanos ha seguido mejorando, y las instituciones y la gobernanza se han fortalecido.

Gracias a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, los africanos (especialmente los jóvenes) están mejor informados, más comprometidos con el diálogo civil y político y son cada vez más capaces de hacer rendir cuentas a sus líderes. Las TIC también han desencadenado una ola de innovación y emprendimiento en todo el continente.

No resulta probable que estas tendencias positivas se reviertan, y seguirán mejorando las condiciones económicas en África, incluso si los precios de las materias primas no repuntan. Después de todo, el promedio del crecimiento económico de la región fue del 5,6% entre 2000 y 2004, antes de que estos precios comenzaran su rápido ascenso.

Pero lo anterior no quiere decir que África vaya a quedar al margen de los difíciles retos que vendrán en los próximos años. A nivel global, el entorno económico será menos favorable para las economías africanas. En las principales economías avanzadas, las tasas de interés pronto subirán y la reacción política contra la globalización puede obligar a los gobiernos a abandonar sus anteriores compromisos con la ayuda al desarrollo.

En medio de toda esta incertidumbre, los responsables políticos africanos deben mirar hacia adentro, centrándose en políticas para movilizar los recursos nacionales y financiar sus agendas económicas. Estas agendas deberían incluir una serie de prioridades clave. Los países del continente necesitan diversificar sus economías para resistir mejor los embates futuros, al tiempo que acelerar el ritmo de la industrialización en todo el continente. Los gobiernos deberán encontrar una manera de crear empleos dignos para los 11 millones de personas que ingresan a la fuerza de trabajo de la región cada año. Y tendrán que ejecutar políticas para reducir la pobreza y asegurar que la prosperidad se comparta entre todos los grupos de la sociedad.

Estos objetivos son particularmente importantes para Angola, Nigeria y Sudáfrica. Los dos primeros necesitan depender mucho menos del petróleo, y Sudáfrica todavía requiere implementar reformas de largo alcance para abordar los problemas estructurales que la han azotado desde la época del apartheid. Materializar estos proyectos precisará de líderes políticos competentes y comprometidos con los principios de buena gobernanza. No lograrlos podría provocar un período prolongado de bajo crecimiento.

Pero incluso si las tres mayores economías del continente acaban estancándose, esto no necesariamente sellará el destino del “ascenso de África”. Después de todo, este ascenso no significa necesariamente “toda” África. Entre los años sesenta y los noventa, la narrativa de los “tigres asiáticos” se refería únicamente a Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwán, excluyendo a otros países en desarrollo de Asia, como por ejemplo China. De forma similar, las economías africanas se están diferenciando cada vez más, y por lo tanto deben ser evaluadas individualmente, en base a los méritos de sus respectivas políticas económicas.

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen

http://prosyn.org/ZIdlXxW/es;

Handpicked to read next

  1. Television sets showing a news report on Xi Jinping's speech Anthony Wallace/Getty Images

    Empowering China’s New Miracle Workers

    China’s success in the next five years will depend largely on how well the government manages the tensions underlying its complex agenda. In particular, China’s leaders will need to balance a muscular Communist Party, setting standards and protecting the public interest, with an empowered market, driving the economy into the future.

  2. United States Supreme Court Hisham Ibrahim/Getty Images

    The Sovereignty that Really Matters

    The preference of some countries to isolate themselves within their borders is anachronistic and self-defeating, but it would be a serious mistake for others, fearing contagion, to respond by imposing strict isolation. Even in states that have succumbed to reductionist discourses, much of the population has not.

  3.  The price of Euro and US dollars Daniel Leal Olivas/Getty Images

    Resurrecting Creditor Adjustment

    When the Bretton Woods Agreement was hashed out in 1944, it was agreed that countries with current-account deficits should be able to limit temporarily purchases of goods from countries running surpluses. In the ensuing 73 years, the so-called "scarce-currency clause" has been largely forgotten; but it may be time to bring it back.

  4. Leaders of the Russian Revolution in Red Square Keystone France/Getty Images

    Trump’s Republican Collaborators

    Republican leaders have a choice: they can either continue to collaborate with President Donald Trump, thereby courting disaster, or they can renounce him, finally putting their country’s democracy ahead of loyalty to their party tribe. They are hardly the first politicians to face such a decision.

  5. Angela Merkel, Theresa May and Emmanuel Macron John Thys/Getty Images

    How Money Could Unblock the Brexit Talks

    With talks on the UK's withdrawal from the EU stalled, negotiators should shift to the temporary “transition” Prime Minister Theresa May officially requested last month. Above all, the negotiators should focus immediately on the British budget contributions that will be required to make an orderly transition possible.

  6. Ksenia Sobchak Mladlen Antonov/Getty Images

    Is Vladimir Putin Losing His Grip?

    In recent decades, as President Vladimir Putin has entrenched his authority, Russia has seemed to be moving backward socially and economically. But while the Kremlin knows that it must reverse this trajectory, genuine reform would be incompatible with the kleptocratic character of Putin’s regime.

  7. Right-wing parties hold conference Thomas Lohnes/Getty Images

    Rage Against the Elites

    • With the advantage of hindsight, four recent books bring to bear diverse perspectives on the West’s current populist moment. 
    • Taken together, they help us to understand what that moment is and how it arrived, while reminding us that history is contingent, not inevitable


    Global Bookmark

    Distinguished thinkers review the world’s most important new books on politics, economics, and international affairs.

  8. Treasury Secretary Steven Mnuchin Bill Clark/Getty Images

    Don’t Bank on Bankruptcy for Banks

    As a part of their efforts to roll back the 2010 Dodd-Frank Act, congressional Republicans have approved a measure that would have courts, rather than regulators, oversee megabank bankruptcies. It is now up to the Trump administration to decide if it wants to set the stage for a repeat of the Lehman Brothers collapse in 2008.