La guerra del opio en Afganistán

Cuando los líderes de la OTAN se reúnan en la cumbre de Riga a fines de este mes, habrá un fantasma en el festín: el opio de Afganistán. El país está en peligro de retroceder y caer en manos de terroristas, insurgentes y criminales, y el multimillonario negocio del opio está en el centro mismo de los males del país. De hecho, el general de alto rango de la OTAN James Jones ha llamado a las drogas "el talón de Aquiles" de Afganistán.

La cosecha sin precedentes de este año, 6.100 toneladas de opio, generará más de $3 mil millones de ingresos ilícitos, equivalente a casi la mitad del PGB de Afganistán. Las ganancias de los traficantes que forman parte del resto de la cadena de distribución y consumo serán casi 20 veces esa cifra.

El dinero del opio está corrompiendo a la sociedad afgana de los pies a la cabeza. La complicidad de altos niveles de la administración local permite que miles de toneladas de precursores químicos, necesarios para producir heroína, ingresen al país en camiones, y por su territorio circulan convoyes armados transportando opio en bruto. Algunas veces incluso el ejército y la policía están implicados. A fuerza de armas y cohechos, los transportes pasan sin problemas por los controles de seguridad. Los opiáceos cruzan con total libertad las fronteras hacia Irán, Pakistán y otros países del Asia Central.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/EChMedv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.