La nueva era de la publicidad

MENLO PARK (CALIFORNIA) – La publicidad interesa a todo el mundo y no sólo a las empresas comercializadoras. Al fin y al cabo, la publicidad es la que sufraga gran parte del contenido que muchos vemos (incluido el de este periódico), pero también nos habla de nuevos productos e incita a las empresas a mejorar sus productos y servicios. Naturalmente, existe publicidad buena y mala (y productos buenos y malos).

Por fortuna, la publicidad va a cambiar –y debe hacerlo– de una forma que acentuará lo bueno y reducirá lo malo... porque los publicistas van a necesitar cada vez más la ayuda de los consumidores para hacer correr la voz y los consumidores no darán su apoyo a los productos malos. (Se trata de una afirmación exagerada y ligeramente utópica, pero algo de verdad hay en ella.)

Naturalmente, a veces me cuesta mucho explicar a qué me refiero cuando digo que la publicidad debe cambiar. Debe pasar del envío de “mensajes” a unos consumidores pasivos al patrocinio, la publicidad indirecta y la comunicación con unos consumidores activos. Las aptitudes tradicionales para la publicidad cederán el paso a las de los relaciones públicas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/hrBVx7r/es;