verkooijen1_Marcus YamLos Angeles Times via Getty Images_california wildfire Marcus Yam/Los Angeles TImes via Getty Images

Vivir con el cambio climático

ROTTERDAM – Cualquiera todavía indeciso sobre las consecuencias del calentamiento global, debiera haber cambiado de opinión tras el verano de 2018, uno de los más cálidos desde que se tienen registros. En las longitudes y latitudes más distantes entre sí, las regiones del planeta luchan con los efectos de acontecimientos climáticos de gran escala.

En el sur de Estados Unidos, las ciudades y pueblos barridos por el Huracán Florencia en septiembre todavía se estaban secando cuando el Huracán Michael trajo en octubre más inundaciones. En California, los bomberos están apagando las brasas del mayor incendio forestal de la historia del estado. Y en zonas de América Latina, Europa, África y Asia, el producto agrícola está en caída libre tras meses de calor sofocante.

Las condiciones climáticas más temperadas han hecho poco para paliar el sufrimiento. Según la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional, cerca de un 25,1% de EE.UU. sufre condiciones de sequía “moderadas” a “excepcionales”. Pero las peores categorías (“extremas” y “excepcionales”) crecieron hasta cubrir un 6,3% del país, desde 6% a mediados de septiembre. En Australia hay regiones que padecen los efectos de la peor sequía en una generación.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/Uv9uloR/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.