Issouf Sanogo/AFP/Getty Images

La estrategia educativa para 2030

LONDRES – Cuando visité el campo de refugiados Zaatari en Jordania a principios de este año, conocí niños que me contaron qué significa para ellos la educación. Para los jóvenes sirios que fueron obligados a abandonar sus hogares y perdieron todo, la educación va más allá de un título o las notas en los exámenes, encarna su esperanza para el futuro.

Niños como los de Zaatari y millones más en todo el mundo son fundamentales en el trabajo de la Comisión Internacional sobre la Financiación de las Oportunidades para la Educación Mundial, a la que me sumé el pasado septiembre. Esta comisión está dedicada al cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que busca, para 2030, “Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”.

Este objetivo todavía es una posibilidad lejana para demasiados niños. Con tantos temas de desarrollo que requieren nuestra atención, los responsables de las políticas deben tener en mente que la educación no es sólo un bien en sí mismo, sino también un catalizador para muchos otros beneficios del desarrollo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/SQNhbtm/es;

Handpicked to read next