Hacia una “Europa de resultados”

BRUSELAS – El tsunami que ha golpeado a los mercados financieros es una catástrofe global. No obstante, si se maneja de manera adecuada, la crisis podría mejorar la estima de la Unión Europea y sus instituciones.

El problema de legitimidad de la UE tiene dos aspectos distintos: la apatía, que ha conducido a una baja participación en las elecciones parlamentarias europeas, y el euroescepticismo abierto. El problema de la participación electoral refleja en parte la frustración sobre el estado actual de la UE y también la impresión de la gente de que independientemente de por quién voten es poca la influencia que tienen.

Por el otro lado, el euroescepticismo y la amenaza que se cierne del populismo antieuropeo se relacionan directamente con la idea de que la UE no sólo no es capaz de ofrecer una solución a la crisis, sino que de hecho es parte del problema. Así pues, aunque la UE representa nuestra mayor esperanza de asegurar que Europa sea competitiva a nivel internacional en el ambiente cada vez más difícil de hoy, se le culpa de la globalización.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/oHwNZk2/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.