No olvidemos los campos de exterminio de Sri Lanka

NUEVA YORK – Una de las peores atrocidades en décadas recientes ha recibido muy poca atención mundial. Recordamos y reconocemos que los casos de Camboya, Rwanda, Bosnia y Darfur fueron vergonzosos. Nos torturamos por el fracaso de no poder frenar las atrocidades que se cometen casi diariamente en Siria. Sin embargo, al menos hasta ahora, el mundo ha puesto muy poca atención a los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad que son comparables en términos de brutalidad a cualquiera de los anteriores: los campos de exterminio de Sri Lanka en 2009.

Hace tres años durante el final sangriento de la guerra del gobierno de Sri Lanka contra el movimiento separatista de los Tigres de Liberación del Ealam Tamil (LTTE), aproximadamente alrededor de 300,000 civiles quedaron atrapados entre el avance del ejército y los últimos combatientes del LTTE en lo que se ha llamado “la jaula” –una pequeña franja de tierra, no mucho más grande que el parque central de Nueva York, entre el mar y la laguna al noreste del país.

Debido a la falta de compasión y moderación de las dos partes, al menos 10,000 civiles –tal vez hasta 40,000– murieron en la masacre que tuvo lugar como resultado de bombardeos indiscriminados del ejército, tiroteos de los rebeldes y privación del suministro de alimentos y medicamentos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/k0GGmzM/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.