Paul Lachine

Los contaminadores deben pagar

NUEVA YORK – Cuando en 2010 BP y sus socios en la perforación petrolera causaron el vertido de Deepwater Horizon en el golfo de México, el Gobierno de los Estados Unidos pidió a esa empresa que financiara la limpieza, indemnizase a quienes habían sufrido daños y pagara sanciones penales por las violaciones que provocaron el desastre. BP ya ha comprometido más de 20.000 millones de dólares en reparación y sanciones. Conforme a la conciliación celebrada la semana pasada, pagará la mayor sanción penal de la historia de los Estados Unidos: 4.500 millones de dólares.

Se deben aplicar los mismos criterios sobre limpieza del medio ambiente a las empresas multinacionales que funcionan en países más pobres, donde su poder ha solido ser tan grande en comparación con el de los gobiernos, que muchas actúan con impunidad y causan estragos en el medio ambiente sin rendir cuentas o no las suficientes. Cuando entramos en una época de desarrollo sostenible, la impunidad debe convertirse en responsabilidad. Los contaminadores deben pagar, tanto en los países ricos como en los pobres. Las grandes empresas deben aceptar la responsabilidad por sus acciones.

El caso de Nigeria ha sido una prueba perfecta de impunidad empresarial en materia de medio ambiente. Durante decenios, importante empresas petroleras, incluidas Shell, ExxonMobil y Chevron, han estado produciendo petróleo en el delta del Níger, medio ambiente frágil compuesto de bosques de zonas pantanosas de agua dulce, manglares, bosques tropicales de tierras bajas y barreras de islas ribereñas. Ese rico hábitat mantiene una notable diversidad biológica –o así era antes de que las empresas petroleras llegaran allí– y a más de 30 millones de habitantes locales, que dependen de los ecosistemas locales para su salud y sus medios de vida.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/qUmaEVC/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.