Abba Eban: La voz de Israel

Durante casi dos generaciones, Abba Eban fue la voz de Israel, su mensajero ante las naciones más poderosas y al mismo tiempo ante los pueblos judíos en todo el mundo. Desde su primera aparición al lado del Dr. Chaim Weizmann a fines de los años cuarenta, durante la lucha por la soberanía y la condición de Estado de Israel, poca gente pudo articular la causa zionista, y posteriormente la israelí, con elocuencia y convicción comparables.

Con su prosa churchilliana y sus cadencias casi shakespereanas, sus frases melífluas y su sonora voz llevaron durante décadas un mensaje de esperanza a un pueblo que podría haber perdido toda la fe y la confianza en la humanidad después de los horrores de la Segunda Guerra Mundial. Como embajador ante los Estados Unidos y la ONU, y después como Ministro de Asuntos Exteriores, representó a un Israel con el que la imaginación liberal del mundo se pudo identificar.

Naciones más grandes y poderosas envidiaban a un portavoz tan poderoso y sus discursos se convirtieron en modelo para estadistas y diplomáticos de tierras lejanas. Sus libros (que se dio tiempo de escribir a pesar de las agitadas exigencias de la diplomacia) fueron una combinación única de enorme erudición y claridad cristalina. Su formación académica y sus dones retóricos se complementaban mutuamente de manera poco común. En raras ocasiones un país pequeño ha estado representado por un estadista de tal talla internacional; sólo Tomás Masaryk y Jan Smuts podrían compararse con él.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/z8yPcXB/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.