Un voto contra la votación en Pakistán

ISLAMABAD -- Mientras Pakistán se prepara para sus elecciones parlamentarias el 18 de febrero, muchos observadores esperan que el voto dé lugar a un período de estabilidad y calma dándole legitimidad popular al gobierno. Pero a veces la mejor manera de favorecer la democracia es negándose a participar. La próxima elección, que se llevará a cabo bajo el Orden Constitucional Provisional implementado ilegalmente tras el estado de emergencia decretado por el presidente Pervez Musharraf el 3 de noviembre, es uno de estos casos, razón por la cual mi partido y sus socios de la coalición boicotean las elecciones.

Sin duda, participar en la elección le ofrecería a mi partido una gran oportunidad para acercarle algunas cuestiones a la gente. De hecho, el respaldo a mi partido ha estado creciendo -hoy las encuestas de opinión indican que es el segundo más popular en la provincia fronteriza- y gana terreno en todas las demás provincias.

Pero las elecciones en sí mismas no conllevan a la democracia. El presidente de Zimbabwe, Robert Mugabe, ama las elecciones. El presidente egipcio Hosni Mubarak ha llevado a cabo elecciones durante 27 años. Islam Karimov de Uzbekistán ha estado en el poder por 30 años y acaba de ser "electo" para un nuevo mandato presidencial de siete años. Las elecciones sólo tienen sentido si se las percibe como libres y justas, lo que requiere de árbitros independientes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/wK4AaM3/es;