¿Debería Europa estar practicando la fragmentación hidráulica?

BRUSELAS – La comunidad mundial de la energía está apasionadísima con la fracturación hidráulica, tecnología bastante reciente que ha abierto reservas de gas antes inaccesibles por estar atrapadas en formaciones subterráneas de esquisto. El auge de esa producción de gas de esquisto ha permitido a los Estados Unidos pasar a ser casi autosuficientes en materia de gas natural.

En cambio, Europa va claramente a la zaga. La exploración está avanzando sólo vacilantemente y la producción de gas de esquisto ni siquiera ha comenzado, lo que ha movido a muchos observadores a lamentar que Europa esté a punto de perder la próxima revolución energética. ¿Deberían estar preocupados los europeos?

Los críticos de la evidente falta de entusiasmo de Europa por la fracturación hidráulica pasan por alto dos aspectos fundamentales. En primer lugar, la geología de Europa es diferente de la de los Estados Unidos. Hay una gran diferencia entre los posibles depósitos ocultos en algún punto de grandes formaciones de esquisto y las reservas recuperables que se pueden producir económicamente.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/BokM3aU/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.