Xi en Rusia

MOSCÚ – Las interferencias alrededor del inminente viaje de Xi Jinping a Rusia -su primera visita a un país extranjero como nuevo presidente de China- me recuerdan a un eslogan de mi temprana niñez a fines de los años 1950: "Rusia-China, amistad para siempre". La ironía es que, incluso en el apogeo de ese eslogan, las relaciones sino-rusas se estaban deteriorando rápidamente y culminaron en espasmos de combate a lo largo del río Amur en Siberia menos de una década después. ¿Ese eslogan es más válido hoy?

Después de que China abrió su economía y Rusia emergió de la Unión Soviética, las relaciones bilaterales entraron en una nueva etapa. Hoy prevalece la buena voluntad, pero permanecen algunas de las viejas sospechas -a la vez que han surgido algunas nuevas.

No se espera que la visita de Xi genere algún avance. Se pueden esperar algunos acuerdos para exportar hidrocarburos a China, pero no mucho más. Sin embargo, la visita pondrá de manifiesto algunas características importantes de la relación bilateral.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/WFAe2va/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.