Una transición transatlántica

AUSTIN – Pese a los muchos llamamientos hechos en pro de un “nuevo atlantismo” o de un “nuevo pacto transatlántico”, la relación americano-europea sigue presa de antiguos hábitos. Al fin y al cabo, constituye una realidad ineludible que casi todas las grandes amenazas actuales son exteriores a la tradicional relación de la OTAN y muchas de ellas corresponden a zonas en las que las concepciones americanas y europeas han diferido desde hace mucho.

Una coincidencia de posturas sobre todas las cuestiones mundiales es pedir demasiado a los EE.UU. y a Europa, pero respecto de muchas cuestiones la convergencia estratégica parece posible y necesaria. Entre ellas figuran la gestión del sistema financiero y comercial mundial, las formas de abordar la seguridad energética y el cambio climático y la remodelación de las instituciones internacionales vigentes para afrontar esos problemas.

Tal vez haya sido necesaria la crisis económica mundial para obligar a los americanos y a los europeos a revitalizar su cooperación. Con el Fondo Monetario Internacional al margen al comienzo, los europeos, encabezados por el Primer Ministro británico, Gordon Brown, pidieron una reunión en la cumbre del G-20 para examinar la posibilidad de una nueva estructura financiera internacional, pasando por alto no sólo el Fondo, sino también el G-7.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/8NkJDT0/es;