Una transición transatlántica

AUSTIN – Pese a los muchos llamamientos hechos en pro de un “nuevo atlantismo” o de un “nuevo pacto transatlántico”, la relación americano-europea sigue presa de antiguos hábitos. Al fin y al cabo, constituye una realidad ineludible que casi todas las grandes amenazas actuales son exteriores a la tradicional relación de la OTAN y muchas de ellas corresponden a zonas en las que las concepciones americanas y europeas han diferido desde hace mucho.

Una coincidencia de posturas sobre todas las cuestiones mundiales es pedir demasiado a los EE.UU. y a Europa, pero respecto de muchas cuestiones la convergencia estratégica parece posible y necesaria. Entre ellas figuran la gestión del sistema financiero y comercial mundial, las formas de abordar la seguridad energética y el cambio climático y la remodelación de las instituciones internacionales vigentes para afrontar esos problemas.

Tal vez haya sido necesaria la crisis económica mundial para obligar a los americanos y a los europeos a revitalizar su cooperación. Con el Fondo Monetario Internacional al margen al comienzo, los europeos, encabezados por el Primer Ministro británico, Gordon Brown, pidieron una reunión en la cumbre del G-20 para examinar la posibilidad de una nueva estructura financiera internacional, pasando por alto no sólo el Fondo, sino también el G-7.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/8NkJDT0/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.