Un tiempo de pruebas

LONDRES – Son tiempos difíciles para los que toman decisiones. Vivimos en una época de baja previsibilidad. El mundo parece en flujo constante. Los desafíos son inmensos. Y, por sobre todo, existe en muchos casos un choque entre la política de corto plazo correcta y las políticas de largo plazo correctas.

En el terreno de la economía, el debate sobre el clima y la seguridad, las presiones inmediatas en general van en un mismo sentido: aumentar el rol del gobierno en la economía, posponer el debate sobre el clima para tiempos financieros más amigables y abandonar un compromiso militar sustancial con la lucha contra el terrorismo global. Sin embargo, en cada caso, las políticas correctas a largo plazo casi con certeza apuntan en sentido contrario.

¿Cuál es la manera de achicar esta brecha entre el corto y el largo plazo? Decidir cómo hacerlo es decidir fundamentalmente en qué creemos y qué queremos para nuestro futuro. Al decidir esto, sólo la cabeza puede guiarnos en cómo hacerlo, pero el corazón debe decirnos qué es lo que realmente creemos que hay que hacer.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/DqUqbjX/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.