0

China y sus intentos de replantear las fronteras de Asia

NUEVA DELHI – Las crecientes disputas territoriales y marítimas de la era posterior a la Guerra Fría resaltan el hecho de que asegurar la paz de largo plazo en la región depende del respeto de las fronteras actuales. Los intentos de perturbar el status quo territorial de Asia son una invitación a un conflicto endémico, preocupación que llevó a los estados asiáticos a recibir a Rusia y Estados Unidos en su Cumbre anual de Asia del Este.

El reciente incidente diplomático entre China y Japón en torno a las islas en disputa en el Mar de China Oriental -seguido casi instantáneamente por una pelea con Vietnam sobre atolones similares- ha puesto el foco sobre China y su política regional. A los gobiernos en toda Asia les inquieta el que el poder de China, en rápido crecimiento, la impulse a plantear reclamos territoriales y marítimos contra vecinos del área entre Japón e India. Incluso contra la pequeña Bután, China ha apoyado sus reclamos de tierras con incursiones militares.

La nueva estridencia de China pone en evidencia el reto diplomático central de Asia: reconocer las fronteras actuales, dando por superada la carga de la historia que afecta todas las relaciones interestatales importantes de la región. A pesar de que el continente se está volviendo más interdependiente en lo económico, se está dividiendo más en lo político.

Desde 1950, año en que comenzaron la Guerra de Corea y la Anexión del Tíbet, se han librado varias guerras entre estados en Asia. No obstante, mientras las sangrientas guerras europeas de la primera mitad del siglo veinte han hecho que una nueva guerra sea impensable allí, las guerras en Asia en la segunda mitad del siglo veinte, lejos de solucionar o poner fin a disputas, sólo acentuaron amargas rivalidades.