0

Un Caso Dreyfus Ruso

No se está usando ningún archivo secreto para asegurar un veredicto de culpabilidad. Los procedimientos se llevan a cabo en una corte abierta, no a puertas cerradas. Aún así, el juicio del Coronel Yuri Budanov en la ciudad de Rostov-en-Don por cargos de secuestro, violación y homicidio de una chica chechena de 18 años, llamada Elsa Kungaeva, le hace eco al notable Caso Dreyfusque dividió a Francia hace un siglo.

En aquel entonces, el ejército francés se lamía las heridas tras la derrota en Sedán y la creación de la Alemania imperial de Bismarck. Como expresan las palabras de uno de los personajes de una novela publicada en ese tiempo por el escritor francés Anatole France, el aprecio por el ejército "es todo lo que queda de nuestro glorioso pasado. Nos consuela en el presente y nos da esperanza para el futuro". Un exagerado sentido de gloria perdida fue parte de lo que incitó al Ejército Francés a falsificar la evidencia que puso al Capitán Alfred Dreyfus en prisión por realizar espionaje para el "Kaiser".

El ejército ruso de la actualidad no es el bastión de monarquismo y antisemitismo que definió el comportamiento de los oficiales franceses durante el Caso Dreyfus. Pero el amargo resentimiento del ejército ante el desvanecimiento del estatus de superpoder de Rusia, reforzado por la humillante pérdida de recursos y prestigio del propio ejército, no es menos evidente. El ensalzado, atormentado y herido orgullo del ejército parece dar forma tanto a la reacción de las fueryas armadas al juicio de Budanov como a la reacción del Kremlin del presidente Vladimir Putin.

Para el cuerpo de oficiales de Rusia todos los opositores son, ipso facto, enemigos del ejército y, por extensión, enemigos de Rusia. A diferencia de su contraparte francesa de finales del siglo XIX, sin embargo, el cuerpo de oficiales de Rusia es esencialmente apolítico, a pesar de décadas de dictadura.