0

Una recuperación para todos

NUEVA YORK - En los últimos dos años, la mayoría de los países del mundo escogieron ampliar al gasto público para atenuar el impacto de la crisis financiera global sobre sus economías y ciudadanos. Sin embargo, este año, con la aparición de signos de recuperación económica, los países avanzados han pasado rápidamente del estímulo a la consolidación fiscal.

Ahora los países en desarrollo están siguiendo esta misma tendencia. Un estudio reciente de la UNICEF en 126 países muestra que se espera que una cantidad importante de países de ingresos bajos y medios reduzcan su gasto público en 2010-2011.

Esto viene en mal momento, justo después de que los gobiernos mundiales se comprometieran a alcanzar las metas de desarrollo, como reducir la pobreza y la mortalidad infantil, acordadas en septiembre último en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas.

Para la mayoría de los países de ingresos bajos y medios, la incipiente recuperación económica parece ser frágil y desigual. De hecho, muchos de estos países siguen siendo vulnerables a la volatilidad de los precios de los productos básicos, las debilidades del sistema financiero, la menor demanda de los mercados mundiales y las carencias de financiamiento externo, ayuda para el desarrollo e  inversión.