0

¿Una recuperación fantasma?

NUEVA YORK -- ¿Hacia dónde se dirige la economía americana y mundial? El año pasado, había dos bandos en el debate. Uno de ellos sostenía que la recesión en los Estados Unidos tendría forma de V: corta y poco profunda. Duraría sólo ocho meses, como las dos recesiones anteriores de 1990-1991 y 2001, y el mundo se desacoplaría de la contracción de los Estados Unidos.

Otros, incluido yo, sostuvieron que, dados los excesos de apalancamiento del sector privado (en viviendas, entidades financieras y empresas), sería una recesión en forma de U: larga y profunda. Duraría unos 24 meses y el mundo no se desacoplaría de la contracción de los EE.UU.

Hoy, después de veinte meses de recesión en los EE.UU., que pasó a ser mundial en el verano de 2008 con un reacoplamiento en masa, la idea del desacoplamiento en forma de V ha quedado descartada. Ésta es la peor recesión en los EE.UU. y mundial en 60 años. Si la recesión en los EE.UU. llegara a acabarse al final de este año, como es lo más probable, habrá sido tres veces más larga y unas cinco veces más profunda –desde el punto de vista de la reducción acumulativa de la producción– que las dos anteriores.

Hoy los economistas convienen en que la recesión ya ha pasado, la economía de los EE.UU. y la economía mundial volverán rápidamente al crecimiento y no existe peligro de una recaída. Lamentablemente, ese nuevo consenso podría ser tan erróneo ahora como equivocados han estado en los tres últimos años quienes sostenían la hipótesis en forma de V.