Una nueva discusión para reformar las Naciones Unidas

Las Naciones Unidas están desgarradas por las tensiones internas. No bien se había resuelto satisfactoriamente la controversia sobre la creación de un Consejo de Derechos Humanos que surgió una nueva batalla. Estados Unidos está presionando para que se realicen reformas administrativas y amenaza con recortar la financiación si no se implementan las reformas.

El secretario general presentó un plan de reformas razonable, pero una mayoría de los Estados miembro de las Naciones Unidas, que actúan en conjunto como el llamado G-77, están poniendo obstáculos, porque lo consideran otra medida más destinada a reducir la autoridad de la Asamblea General en relación al Consejo de Seguridad. Más precisamente, cuestionan la propuesta del plan de darle mayores poderes y responsabilidades al secretario general, cuya selección está, efectivamente, en manos de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, que tienen poder de veto.

Muchos miembros de las Naciones Unidas, que creen que la Asamblea General ha venido perdiendo poder dentro de las Naciones Unidas, se resisten a abdicar a lo que consideran su último vestigio: el control sobre el presupuesto a través del trabajo de la Quinta Comisión de la Asamblea. En la práctica, la Quinta Comisión ejerció el tipo de microgestión sobre el personal y los gastos que debería haber ejercido el secretario general si las Naciones Unidas funcionaran de manera efectiva y tuvieran un staff a la altura de los desafíos que enfrenta la organización. Este es el fundamento de la insistencia de Estados Unidos en las reformas administrativas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/wQsVf5E/es;