0

¿Una Unión del Medio Oriente?

TOLEDO, ESPAÑA – Este otoño, el Centro Internacional de Toledo para la Paz convocó a una reunión dedicada a la cooperación en materia de agua en el Medio Oriente. Una de las conclusiones que se alcanzaron fue que cualquier respuesta efectiva a la distribución desigual de recursos naturales en la zona debe ser regional. Con esta idea en mente, Munther Haddadin, ex ministro de recursos hidráulicos de Jordania, propuso una "Unión del agua y la energía" para el Medio oriente, un mecanismo de largo plazo que integre a la fragmentada región.

La idea es atractiva. Suena muy lógico responder a esas necesidades básicas de tal forma que se administren las carencias y los excedentes a nivel regional.

En efecto, el paralelismo con el papel que desempeñaron el carbón y el acero en la fundación de la Unión Europea es tan claro que el mes pasado Joschka Fischer, ex ministro de relaciones exteriores de Alemania, hizo un llamado para crear una unión de ese tipo. También lo hicieron el ex presidente checo, Vaclav Havel, y un grupo de destacadas personalidades internacionales que apoyan la idea de la integración regional mediante el agua. Al haber convocado la reunión en España, estamos totalmente a favor de tratar de alcanzar una meta tan encomiable.

Pero la “unión del carbón y del acero” europea sólo fue posible una vez que se resolvieron los principales conflictos políticos del continente. Para que pueda haber un proceso de integración regional exitoso en el Medio Oriente también se requerirá un marco político que asegure la estabilidad necesaria para que la cooperación regional funcione. Todas las partes deben saber dónde empiezan y terminan sus fronteras, y se deben hacer a un lado las injusticias pasadas, de manera que el ciclo de la venganza y el reflejo automático de buscar ventajas inmediatas no echen por tierra las soluciones regionales a los problemas.