La manía por diagnosticar desorden bipolar

PROVIDENCE, RI – Durante los últimos años, muchos expertos han sugerido que el desorden bipolar -una enfermedad grave que causa una importante morbilidad social y un exceso de mortalidad- no se reconoce lo suficiente, particularmente en pacientes con depresión grave. Incluso los pacientes a quienes se les diagnostica desorden bipolar a menudo esperan más de 10 años antes de que se comience a buscar un tratamiento que permita dar con el diagnóstico correcto.

Entre las implicancias clínicas del no reconocer el desorden bipolar en los pacientes deprimidos se incluyen la sub-prescripción de medicamentos estabilizadores del ánimo, y un aumento del riesgo de que se produzca un "ciclaje" rápido, es decir, cambios entre fases maníacas y depresivas. Sin embargo, quizás como consecuencia de los esfuerzos concertados por mejorar el reconocimiento del desorden bipolar, durante los últimos años hemos observado el surgimiento del fenómeno opuesto: el sobrediagnóstico.

En mi propia consulta, mis colegas y yo hemos encontrado pacientes que nos informan haber sido diagnosticados previamente con desorden bipolar, a pesar de carecer de un historial de episodios maníacos o hipomaníacos. Por supuesto, también hemos visto pacientes que buscan tratamiento para la depresión y que, en realidad, sufrían de desorden bipolar. Sin embargo, parecía haber más sobrediagnóstico que subdiagnóstico.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/gWHjO9m/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.