¿Una liga de democracias?

LONDRES – El Senador John McCain, candidato presidencial por el Partido Republicano, ha llamado a la creación de una “Liga de democracias”. Este nuevo grupo internacional poseería una formidable capacidad militar, basada en parte en la OTAN y en parte en una "nueva asociación cuatripartita por la seguridad" en el Pacífico entre Australia, India, Japón y EE.UU. Por supuesto, ni Rusia ni China estarían invitadas: de hecho, McCain desea excluir a Rusia del G8.

McCain argumenta que la Liga es necesaria porque en asuntos vitales para los Estados Unidos, como combatir el terrorismo islámico, la intervención humanitaria y la propagación de la libertad, la democracia y los mercados libres, Estados Unidos y sus socios democráticos deben ser capaces de actuar sin permiso de las Naciones Unidas (es decir, de Rusia y China). En otras palabras, la principal finalidad de la Liga es marginar a Rusia y China de los asuntos internacionales.

La crítica más demoledora al plan de McCain es que iniciaría una nueva Guerra Fría entre estados caracterizados como democracias y autocracias. Esto no sólo es peligroso, sino también incoherente. Rusia y China no “amenazan” al “mundo libre” con una potente ideología y enormes fuerzas armadas, como lo hicieron durante la Guerra Fría. Más aún, las democracias del mundo se encuentran divididas acerca de cómo enfrentar el terrorismo islámico o el genocidio en Darfur: después de todo, fue Francia el país que impulsó la oposición en el Consejo de Seguridad de la ONU a la invasión estadounidense a Irak.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/s9JaMM7/es;