Los cien años de la superconductividad

CHICAGO – Recientemente, D-Wave Systems de Canadá vendió a Lockheed-Martin la primera computadora “cuántica” del mundo: una máquina que aprovecha la magia de los fenómenos cuánticos para llevar a cabo tareas de almacenamiento y procesamiento a una velocidad increíblemente superior a la de los microprocesadores de silicio actuales. Y si bien hay quienes ponen en duda que esta máquina sea realmente una computadora cuántica, sus diseñadores han publicado artículos en diversas revistas con referato donde demuestran que los componentes básicos de esta novedosa computadora son realmente bits cuánticos superconductores.

Esta primavera [en el hemisferio Norte] se cumplió el centésimo aniversario del descubrimiento de la superconductividad: la capacidad de los materiales de transportar corrientes eléctricas sin pérdidas. Una vez que en un cable superconductor se establece una corriente, esta puede permanecer allí durante años sin que se observe ninguna reducción mensurable.

Gracias a esta propiedad, los superconductores exhiben características únicas que se pueden aprovechar de muchas maneras. Por ejemplo, pueden transportar enormes cantidades de corriente, convirtiéndose así en un material ideal para el tendido de redes urbanas de electricidad. Y enrollados en forma de bobina, pueden producir campos magnéticos extremadamente intensos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/QOt1laK/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.