0

Un nuevo trato ecológico global

NAIROBI – En tiempos que el desempleo se dispara, las bancarrotas siguen en aumento y los mercados de valores bajan en caída libre, a primera vista puede parecer juicioso enterrar la lucha contra el cambio climático y poner en suspenso las inversiones en medio ambiente. Sin embargo, sería éste un error devastador, de proporciones tanto inmediatas como intergeneracionales.

Lejos de significar una carga para una economía mundial que ya está demasiado estresada y sobrecargada, las inversiones ambientales son exactamente lo que se necesita para hacer que se recupere el empleo, los pedidos vuelvan a fluir y ayudar a que las economías recuperen su buen funcionamiento.

En el pasado, preocuparse del medio ambiente era visto como un lujo; hoy se ve como una necesidad. Se trata de un punto que algunos arquitectos de la economía han comprendido, pero no todos ellos.

Una gran proporción del paquete de estímulo de 825 mil millones de dólares del Presidente Barack Obama para los Estados Unidos se enfoca en un impulso a las energías renovables, “aclimatar” un millón de viviendas, y actualizar la atrasada matriz de electricidad del país. Se estima que estas inversiones podrían generar unos cinco millones de trabajos “verdes”, estimular las industrias de la construcción y la ingeniería, y hacer que Estados Unidos regrese al tema igualmente serio de combatir el cambio climático y lograr seguridad energética.