¿Una Europa alemana?

LISBOA / RIGA - ¿Es alemana la Europa que está saliendo de la crisis del euro? Durante ella, el poder en la Unión Europea parece haberse desplazado hacia las capitales nacionales, en general, y hacia una en particular: Berlín. Pero, con una Alemania en actitud introvertida, una Francia que ha sido bajada de categoría, y una Gran Bretaña comprometida solo a medias, la gran noticia de la política exterior europea es que ha llegado el momento de los pequeños que piensan en grande.

En esta Europa, los movimientos importantes ahorra ocurren a veces en Estocolmo o Varsovia, no solo en Berlín, París o Londres. Y, dado que los principales temas de política exterior se dan a las puertas de Europa, sea en Egipto, Bielorrusia o ahora Siria, se debe dar la bienvenida a todas las iniciativas útiles, sin importar dónde se originen.

En política exterior y economía, Alemania puede ejercer un liderazgo decisivo en la UE... cuando quiere. Por ejemplo, junto con Polonia, encabezó el intento de la UE de desarrollar un enfoque coordinado sobre Rusia, y mostró su poder de influencia en lo referente a Serbia. Pero en otros asuntos (por ejemplo, Libia) más que liderar, hizo uso de su recién descubierto margen de maniobra para seguir sus propias preferencias frente a otros miembros de la UE.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/5Rl0P2X/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.