Un sexo dividido

OXFORD – El primero y el último de los puestos en la lista de países que figura en el reciente tema de portada de Newsweek, “El informe sobre el adelanto de la mujer en el mundo de 2011”, evocan imágenes de dos mundos diferentes.

En el primer puesto de la lista –“Los mejores lugares para ser mujer” –, vemos los habituales “sospechosos”: Islandia y los países escandinavos, los Países Bajos, Suiza y el Canadá. En ese planeta, vemos calificaciones sobresalientes en cinco categorías del estudio: justicia, salud, educación, economía y política. Las mujeres están superando a los hombres en la obtención de títulos universitarios (Estados Unidos), se está expulsando de sus hogares a los maltratadores y vigilándolos electrónicamente (Turquía) y se está eligiendo a primeras ministras (Dinamarca y Australia).

Ahora observemos el otro planeta: “Los peores lugares del mundo para ser mujer”. En el Chad, el peor de los peores, las mujeres “casi no tienen derechos jurídicos” y niñas de tan sólo diez años son entregadas en matrimonio, cosa que también sucede en el Níger, el lugar que ocupa el séptimo puesto en la lista de los peores para una mujer. La mayoría de las mujeres de Malí –el quinto de esa lista– han quedado traumatizadas por la mutilación genital femenina. En la República Democrática del Congo, 1.100 mujeres son violadas todos los días.  En el Yemen, los hombres tienen libertad para apalear a sus esposas cuando les apetezca.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/JFE9xtX/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.