Una cura francesa para la maldición de los recursos

NUEVA YORK –La campaña para velar por que todas las compañías dedicadas a actividades extractivas hagan públicos todos sus pagos en sus países anfitriones está cobrando impulso y Francia es la que la encabeza. El Presidente Nicolas Sarkozy es digno de aplauso por apoyar una nueva iniciativa que fomenta unas normas estrictas de transparencia para las compañías petroleras, de gas y mineras cotizadas en las bolsas de valores europeas.

Francia, que forma parte del núcleo de la Unión Europea y preside este año tanto el G-8 como el G-20, está en condiciones excepcionales para alentar semejante iniciativa reglamentadora. Con la capacidad de dirección de Francia, el 2011 ofrece una oportunidad de oro para que los más importantes mercados de capitales adopten normas claras y precisas que exijan una transparencia financiera total por parte de las empresas de la industria extractiva a las autoridades estatales.

El petróleo, el gas y la minería producen miles de millones de dólares al año para los Estados y las empresas. Además, dichas industrias desempeñan con frecuencia un papel fundamental en el desarrollo económico de los países ricos en recursos. Sin embargo, pese a su gran riqueza natural, una mayoría de los habitantes de esos países vive en la pobreza.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/YC48xjv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.