Una apertura europea para el mundo árabe

BERLÍN – Los pueblos de Túnez y Egipto han demostrado que la democracia en los países árabes no tiene por qué llegar a punta de fusiles occidentales. No obstante, si bien el impulso para el cambio democrático ha sido local y auténtico, no hay garantías de que habrá transiciones políticas exitosas: los gobiernos electos democráticamente se enfrentarán a los mismos problemas sociales y económicos que contribuyeron a la caída de los viejos regímenes –entre ellos, la necesidad de crear empleos y oportunidades para los jóvenes.

Esto será imposible sin apoyo externo. Dados los múltiples vínculos entre los países de la Unión Europea y la ribera meridional del Mediterráneo, Europa no debe desperdiciar esta oportunidad.

Hasta ahora, la UE ha ofrecido apoyar la democratización en Túnez y Egipto prestando ayuda para organizar elecciones libres y justas, establecer partidos políticos y reformar la policía, los tribunales y las administraciones locales. Pero ese apoyo político-administrativo no es suficiente, como tampoco lo es un programa de tipo Plan Marshall de grandes inversiones.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/XDO2Woe/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.