0

Una Europa de jueces

MAYNOOTH (IRLANDA) – Cuando el drama financiero griego está llegando a su lamentable desenlace, otra crisis se perfila para el proyecto europeo: esta vez en Alemania, comenzando con una causa que ahora tiene ante sí el Tribunal Constitucional de Alemania.

Fuera de la enrarecida atmósfera de las cumbres de la UE (que hasta ahora han ido dando forma a la reacción de la Unión ante los acontecimientos de Grecia), otros protagonistas institucionales han estado –y están– dando forma al sistema de la UE. En particular, los tribunales han impulsado la integración europea tanto como los políticos.

El poderoso Tribunal Europeo de Justicia (TEJ), en particular, ha sido criticado con frecuencia por utilizar la legislación europea para disfrazar un programa integracionista. Sin las doctrinas del “efecto directo” y la “primacía” del TEJ y sin los tribunales nacionales dispuestos a aplicar esas doctrinas en sus jurisdicciones, lo más probable es que la UE no habría alcanzado el nivel de integración que tiene.

Los tribunales nacionales pueden examinar los efectos de la integración europea en sus instituciones constitucionales y democráticas, afirmando o rechazando que ya se ha producido o poniendo límites a los acuerdos supranacionales que podrían afectar aún más a la soberanía nacional.