0

Un Poncio Pilato Holandés en Srebrenica

El diplomático e historiador Harold Nicholson dijo alguna vez que un diplomático es un caballero honesto que es enviado al extranjero a decir mentiras por el bien de su país. Los reportes oficiales recientes de La Haya concernientes a la conducta del Batallón Holandés en Srebrenica, Bosnia, en 1995, podrían sugerir que en ocasiones los Cascos Azules de la ONU son personas honestas enviadas al extranjero a proteger a las víctimas de agresión y pueden encontrarse en tal situación que facilite el genocidio.

Quizá eso no sea exactamente lo que pasó con el Batallón Holandés en Srebrenica, pero el reciente reporte de 6,000 páginas del Instituto Holandés para la Documentación de la Guerra sugiere que cuando se trata de asumir la responsabilidad por la espantosa masacre de 7,000 musulmanes bosnios bajo los ojos de una fuerza protectora de la ONU (UNPROFOR) en Srebrenica, todos se lavan las manos y miran a otro lado para buscar al responsable.

Los detalles de lo acontecido en el área protegida por la ONU en Srebrenica en julio de 1995 son complejos y, obviamente, una relación de los hechos al estilo de Rashomon es lo que uno obtendría en tales circunstancias. Incluso el reporte holandés, con todo y su intención de honestidad, no puede brindar una imagen completa autorizada. Pero hay algunos pocos hechos que son indiscutibles:

- Srebrenica era una zona protegida por la ONU, un enclave musulmán en una región dominada por los serbios.