0

Una hija de la dictadura y de la democracia

SEÚL –:  La de quién sería el próximo Presidente del país, si se celebraran las elecciones mañana, en lugar de en diciembre de 2012, es como una pregunta tópica en Corea del Sur actualmente.

Numerosas encuestas de opinión muestran a Park Geun-hye, del Gran Partido Nacional (GPN) gobernante, como la candidata que va en cabeza. Si fuese elegida, sería la primera presidenta de Corea del Sur y, para sus rivales, su posición dominante en la carrera es un hecho incómodo, pero irrebatible.

Los votantes de Corea del Sur de todas las edades y regiones han acogido con agrado a Park como candidata para dirigir su país. Su estilo político es a un tiempo nuevo y pertinente, porque resulta a la vez sincera y directa en un momento en el que el público está deseoso de dirección moral, y tiene un talento asombroso para simplificar acertadamente asuntos complicados, cosa que probablemente aprendiera –junto con la forma de interpretar y manipular las connotaciones políticas de cada uno de los asuntos– de su padre, el ex Presidente Park Chung-hee.

Park Chunk-hee, aclamado como héroe nacional entre los derechistas radicales, gobernó con mano de hierro de 1963 a 1979, después del golpe militar de 1961 y fue asesinado por su jefe de inteligencia. Su hija está orgullosa de su legado, que señaló el comienzo del auge económico de Corea del Sur.