Una bomba en cada uno de los reactores

BERLÍN – Veinticinco años después del desastre nuclear de Chernóbil, la catástrofe actual en el reactor nuclear de Fukushima, en el Japón, ha revelado con claridad y de una vez por todas –es de esperar–  que las supuestas bondades de la era nuclear son meras ilusiones falsas: la energía nuclear no es ni limpia ni segura ni barata.

De hecho, es lo contrario. La energía nuclear adolece de graves riesgos irresueltos: la seguridad de las centrales, los desechos nucleares y –el más amenazador– la proliferación militar. Además, las opciones substitutivas de la energía nuclear –y de los combustibles fósiles– son bien conocidas y técnicamente mucho más avanzadas y sostenibles. Aceptar la energía nuclear no es una necesidad; es una opción política deliberada.

La energía nuclear y la de los combustibles fósiles forman parte de las utopías tecnológicas de los siglos XIX y XX, basadas en la creencia en la inocencia de lo tecnológicamente viable y en que, en aquella epóca, sólo una minoría de personas a escala mundial, la mayor parte en Occidente, se beneficiaba de los avances tecnológicos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/dUc5lJd/es;