Un problema en blanco y negro

NUEVA YORK – En la tarde del 16 de julio, dos hombres parecían estar queriendo forzar la entrada a una hermosa casa en un barrio elegante de Cambridge, Massachusetts. Avisado por una llamada telefónica, un policía llegó rápidamente al lugar. Vio a un hombre negro dentro de la casa y le pidió que saliera. El hombre se negó, y el policía le exigió que se identificara. El hombre, todavía negándose a salir de la casa, dijo que era un profesor de Harvard, mostró su identificación y advirtió al policía que no se metiera con él. Dijo algo sobre cómo en Estados Unidos se discrimina a la gente de color, y exigió al policía, que era blanco, su nombre e identificación. El policía, junto a varios colegas, arrestó al profesor por causar desórdenes.

Hoy sabemos que el profesor había forzado la entrada a su propia casa, con ayuda de su chofer, porque la puerta se había atascado.

Lo inusual aquí no es la severidad del policía. La mayoría de la gente en Estados Unidos sabe que, si uno le responde a la policía, rápidamente se meterá en problemas. El hecho de que el hombre fuera negro puede o no haber hecho que el policía fuera a por las esposas más rápido de lo normal. Eso tampoco habría sido inusual.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/vaYlu10/es;