El 11 de septiembre y el nuevo autoritarismo

Cinco años después de los ataques a las torres gemelas en Nueva York y al Pentágono en Washington, el “11 de septiembre” ya no es sólo una fecha más. Ha entrado a la historia como el comienzo de algo nuevo, una nueva era tal vez, pero en cualquier caso un tiempo de cambios. También se recordarán los ataques terroristas en Madrid y Londres y otros lugares pero es el “11 de septiembre” el que se ha convertido en una frase hecha, casi como “agosto de 1914”.

¿Pero es realmente una guerra lo que empezó el 11 de septiembre de 2001? No a todos les satisface esta idea estadounidense. Durante el apogeo del terrorismo irlandés en el Reino Unido, sucesivas administraciones británicas hicieron todo lo posible para no concederle al ERI la idea de que se estaba desarrollando una guerra. Una “guerra” hubiera significado aceptar a los terroristas como enemigos legítimos, en cierto sentido como iguales en una lucha sangrienta donde se aceptan ciertas reglas.

Esta no es ni una descripción correcta ni una terminología útil en el caso de los ataques terroristas que se pueden describir mejor como criminales. Al llamarlos guerra –y señalar un oponente, normalmente al-Qaeda y su líder, Osama Bin Laden- el gobierno de Estados Unidos ha justificado cambios internos que, antes de los ataques del 11 de septiembre, hubieran sido inaceptables en cualquier país libre.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/rSBbNT1/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.