0

¿Zoellick al rescate?

¿Será capaz Robert Zoellick, el recién nombrado Presidente del Banco Mundial, de hacer volver a la organización a su curso normal después de la desastrosamente fallida presidencia de Paul Wolfowitz? Aunque difícilmente es una estrella refulgente de la categoría de Bob Rubin, sin duda aporta algunos atributos positivos al cargo.

En primer lugar, como actor clave en hacer que China se integrara a la Organización Mundial de Comercio, Zoellick es un internacionalista probado en una administración estadounidense donde a veces los internacionalistas han parecido una especie en peligro. Segundo, es un firme partidario del poder de los mercados y del libre comercio, que claramente han hecho más por paliar la pobreza en el último medio siglo que cualquier programa de ayuda. Tercero, parece haber sido un constante soporte tras bambalinas para el Banco, mientras que muchos de sus colegas de la administración Bush estarían felices de verlo cerrar sus puertas y convertir sus oficinas centrales en Washington en oficinas y condominios privados. De modo que probablemente tenga una visión constructiva sobre el futuro del Banco.